Ofelia: mi primera colección sobre una pasarela



La muerte. El deseo de la muerte y el acto del suicidio. Puede pareceros mentira, pero estas premisas fueron el inicio de la que después se convirtió en mi inspiración y en casi mi obsesión durante estos dos últimos meses, exactamente el tiempo que hemos tenido tanto yo como mis compañeros para realizar las colecciones que presentamos el día 29 de noviembre en el Casino de la Exposición de Sevilla.

El personaje de Ofelia, de la obra teatral Hamlet, busca en uno de sus actos la forma desesperada de acabar con su vida en un momento. En su estado de locura, la muchacha recoge flores mientras canta y se sumerge en un estanque de aguas cristalinas donde acaba perdiendo la vida, ante el desgarro interior que le provoca el pensar que su amado la ha traicionado. Por igual, el libro Las Vírgenes Suicidas, de Jeffrey Eugenides, retrata a cinco chicas que no llegan a los 18 años y que, al no encontrar salida al sufrimiento al que se ven sometidas dentro de su propia casa, donde una madre autoritaria y profundamente católica las asfixia con sus ideas y dictados, acaban suicidándose en un orden casi ritual.
A partir de ahí quizá pueda explicar el uso de los materiales que he usado, como las gasas, crepes y acetatos que, con sus vuelos y transparencias, recuerdan al estanque. Así mismo, las aplicaciones y estampados de flores dan forma a la más literal de mis inspiraciones.vCírculos que forman ventanas por las que escapar. Las tapetas de los botones que van en los puños de las camisas son de color rojo, queriendo hacer referencia a los cortes de las venas (una de las hermanas suicidas Lisbon, Cecilia, intenta suicidarse así).
Formas sueltas y toques sport, como un pequeño homenaje a las camisetas de manga ranglan (mi seña de identidad) que saqué el verano pasado. Shorts y crop tops usados con vestidos largos o pantalones arquitectónicos. Y colores suaves en una paleta en la que predomina la pureza del blanco. La muerte menos siniestra y triste que se podría haber imaginado. Una muerte dulce como la de morir asfixiada por el gas dentro de un coche (otra muerte, la de Lux, perteneciente a la obra de Eugenides)
Las joyas de Esther Amo, gran diseñadora, profesional y amiga, decoran y dan brillo a mi pequeña colección en forma de cadenas y de cruces, rememorando las medallas que reciben los recién nacidos al bautizarse. Un símbolo de represión y autoritarismo.







Las gradas estaban llenas. Mis amigos, mis compañeros, mis profesores, y sobre todo, mi familia, esperaban ansiosos el comienzo del desfile. Comidos de nervios por dentro pero expresando aparente tranquilidad.
Dentro, en el backstage, todo era muy distinto. Los nervios, la falta de sueño, los imprevistos, las prisas y las carreras casi consiguen aniquilarme totalmente. Sin embargo ahí tenía a mis compañeros dispuestos a echarme una mano en lo que hiciera falta, ¡y yo a ellos! Todos nos convertimos en una sola cosa que vestía, desvestía, buscaba, abrochaba y ajustaba nuestras creaciones a las modelos. He de decir que si no hubiese sido por ellos, quizá me habría dado el infarto inmediato.

Fotos de Charly Calderón

El tocho de texto que viene a continuación es la forma más pequeña que se me ocurre para dar las gracias a todos los que hicisteis de ese día uno de los más felices de mi vida. Cursiladas varias que tenía que escribir.

Tengo que agradecer a mis amigas Lola, Luisa, Andrea, Pilar, Marina, Balbina y Ana que estuvieran allí entendiendo mis nervios mejor que nadie y abrochando mis imposibles botones. A toda mi clase, que vinieron a vernos con más ganas que nadie. A mis profesores y a la escuela Sevilla de Moda, a los que les agradezco absolutamente no sólo el haber confiado en mí, sino todas las ganas que han puesto en ayudarme, así como GO! Eventos y Pasarela Sevilla. Por supuestísimo, y por encima de todos, a mi madre, mi tía y mi prima, que estuvieron allí al pie del cañón y chillándome desde las gradas, GRACIAS por estar ahí siempre (y gracias a esa gran parte de la familia que se quedó con las ganas de venir). A mis modelos, las chicas más increíbles que ha visto una pasarela; gracias, Aurora, Desiree, Tania, Mariam y Cristina, ¡sois totales! A Esther Amo, por tu paciencia, tu trabajo y por formar tan buen tándem conmigo. A Nunci, mi costurera, sin la cual la mitad de esta colección habría acabado siendo un churro por culpa de las prisas. A mi francesito, mi compañero de piso y mi amigo; el que me aguanta todos mis cabreos, mis miedos y mis nervios con endereza y no duda en arrancarme la aguja de la mano y ponerse a coser lentejuelas como un chino: GRACIAS, Abel. A aquellos amigos que aprovecharon su visita a Sevilla para verme y a aquellos que lo hicieron sólo y exclusivamente para estar conmigo (gracias, Alba, Ángel, Juan y a toda la Hermandad, sois muchos pero sabéis lo que os quiero a todos y cada uno de vosotros). A aquellos que hicieron un hueco en sus apretadas agendas llenas de exámenes y de apuntes y también vinieron (gracias, Paula, Carmen y Salva). A mi Triguitos, el mejor fotógrafo del mundo entero. A mi Frente Blogger Sevillano, los que vinieron y a los que no, en especial a mi Cris, la chica más guapa y que mejor taconea (y probablemente a la que más chillé) de toda Sevilla. Y bueno, si me olvido de alguien, que sepa que no, que en el fondo guardo un recuerdo precioso de ese día y de todos los que fuisteis partícipes del mismo. Gracias a todos.

7 comments:

  1. Muchas felicidades por esto!
    Es un proyecto genial. El concepto es sin duda lo mejor de toda la colección. Las piezas estan increibles y creo que tienes un gran talento.

    ReplyDelete
  2. Primero de todo, Felicidades! Por que te mereces todo lo bueno que te pase! ;)
    Y ahora, a parte de que tus cursiladas varias me han sacado incluso a mi una sonrisita (no quiero pensar en los lagrimeos de las personas a las que van dirigidas); me encanta. Me parece una manera sublime de ver la muerte. Y creo que, una vez que lo explicas, todo adquiere mucho más sentido que lo hace aún más bonito. Además, me declaro la fan número uno del vestido "amarillo" y el crop con las mangas de flores.
    Un besazo

    ReplyDelete