Vestuario de cine: Muerte en Venecia

Llevo varios meses planteándome si seguir escribiendo por aquí o no, como os habréis podido imaginar; y es que los últimos acontecimientos que han invadido mi vida no me dejan tiempo para prácticamente nada, y mucho menos para postear. Y ni que decir tiene que ya no puedo ni hacerme fotos con mi ropita, sencillamente porque NO TENGO. Hace como año y pico que sólo me compro calzoncillos y vaqueros para salir del paso (mentira, alguna cosa mona que otra cae), ya que cada día me gusta menos complicarme la vida frente al armario. Vamos, que voy de normcore sin ser yo nada de eso.
A lo que iba, que me voy por las ramas. Después de mucho sopesarlo, creo que no debería cerrarme esto. Y no porque me traiga miles de recuerdos maravillosos, que también, sino porque a veces me apetece de hablar de cosas que se merecen un desarollo, y con Instagram o Facebook no me basta. Como el caso que hoy nos compete: hablar del vestuario de una película que me encanta desde siempre, y por supuesto no estoy hablando de una película cualquiera.



Muerte en Venecia se rodó en 1971 bajo las órdenes de Luchino Visconti (realizador, entre otras obras de arte, de El Gatopardo), como una adaptación cinematográfica de su homónima novela escrita por Thomas Mann. La trama nos presenta a Gustav von Aschenbach, un compositor de Munich que, a principios del s. XX va a pasar unas vacaciones a Venecia, a un hotel de lujo situado en la playa del Lido. Allí, atormentado por una depresión que lleva arrastrando años por la muerte de su hija, conoce a Tadzio, un joven turista polaco que veranea con su familia en el mismo hotel. El joven, poseedor de una belleza andrógina y sobrecogedora, despierta los deseos de Aschenbach, que ve en él el canon perfecto de belleza que llevaba buscando tanto tiempo, y acaba obsesionándose por completo con él.



El director de vestuario Piero Tosi, que también trabajó bajo las órdenes de Pasolini y Fellini, recopiló todo el vestuario original de la época que pudo, que fue, además, planchado y almidonado como se venía haciendo entonces para crear un mayor realismo. Detallista hasta el extremo, supo combinar bien el dramatismo de cada personaje y adaptarlo a la perfección con la moda de la época. Algo que sin duda le valió su segunda nominación al Oscar al Mejor Vestuario (luego vendrían muchas más).



Los colores se basan sobre todo en una paleta de blancos, beiges y tonos tierra que de vez en cuando se ven salpicados de azul marino o incluso rojo; los colores marineros que, repartidos en forma de rayas navy, eran tan comunes de ver en la playa de la ciudad de los canales. A su vez, estos tonos claros nos hacen situarnos en el momento y lugar indicados, ya que representan bien la moda que la aristocracia llevaba a sus lugares de vacaciones al finalizar la Belle Époque.
El estilo marinero de Tadzio y sus hermanas me encanta. Mezcla el estilo de la alta sociedad con bañadores enterizos, mucho más sport; sombreros canotier, jerséis de rayas... No sabría decir si el estilo de los gondoleros se ha basado en la película o al revés!




También son admirables los vestidos que lleva la madre de Tadzio, papel bordado a la perfección por Silvana Mangano, además de sus impresionantes tocados adornados con gasas para protegerla de los insectos.


Y ahora una curiosidad, ¿no os recuerda todo esto un poco a algo? ;)


TWITTER      |     BLOGLOVIN'      |     INSTAGRAM      |     PINTEREST

2 comments:

  1. ME HA ENCANTADO ESTE POST TIO! ERES GRANDE

    NEW OUTFIT IN MY BLOG: GREEN, BROWN AND CAMO
    http://showroomdegarde.blogspot.com.es/2014/06/green-brown-and-camo.html

    ReplyDelete
  2. ¡Gran post y gran elección la de no irte! A seguir trabajando!
    xx
    fashionsailorblog.blogspot.com

    ReplyDelete